Rock en Sevilla: los mejores locales

388
Símbolo de mano rockera con palabra 'rock'

Sevilla es una ciudad muy musical, vibrante y festiva, a nadie le sorprenderá saberlo. Y si vais a salir de fiesta por Sevilla descubriréis que su oferta de ocio nocturno y su público son mucho más que el tópico del flamenco. La perla del Guadalquivir tiene música para todos los gustos y si lo vuestro es el rock, tenemos algunas buenas recomendaciones.

Podéis empezar la noche en el Long Rock (c/ José de la Cámara, en La Buharia), un local que pese a su juventud ya se ha convertido en un clásico imprescindible entre los locales derock de Sevilla. Pop cañero y lo mejor del rock ́n ́roll de ayer y de hoy, en un pub exquisitamente ambientado con iconografía rockera de una pared a otra y del suelo? al techo, ¡no os perdáis el coche bocabajo! Además, el Long Rock ofrece conciertos en directo los fines de semana.

Una buena alternativa si estáis por el centro es la Sala X (c/ José Díaz, 7), sala de conciertos de gran aforo que mima su programación de directos al detalle. Así que no os perdáis su web para estar al tanto de los grupos que van a tocar: rock de todo tipo y también pop y electrónica.

Pero a lo mejor queréis algo más cañero, sin opción a otros géneros. Si es así, lo vuestro es el Quadrophenia (c/ Cromo 36, en el polígono Calonge), un garito de heavy y rock clásico (llamándose como el mítico sexto disco de The Who, es lo suyo) que te invita a gozar de la música mientras echas un billar. En la misma línea de bareto de barrio está un histórico delrock de Sevilla, el bar Matakas (c/ Matahacas, 23), con buena música metalera, buen ambiente y mucha birra a buen precio. ¿Queréis escuchar un temazo en concreto? Pues dadle un repaso a su gramola y no perdáis el ojo a sus promociones.

Para pasar la tarde o las primeras horas de la noche, quizá os guste caer por el bar Retórica (Glorieta Palacio de Congresos, edificio Apartclub Este). Y no, aunque lo parezca no habréis entrado en otro planeta. Su ambientación parece sacada de Hellraiser, con cuerpos humanoides por las paredes y decoración extraña. Es un bar la mar de interesante, con opciones de ocio que llaman la atención: por un lado, espacio con ordenadores, por otro, billar. Por la tarde, clásicos delrock. Por la noche, metal.

Y ya, para acabar con algo totalmente diferente, ¿qué os parece tomar café o copas en la Taberna del Dragón Verde? (c/ Avicena, 17). Es un sorprendente local ambientado como una taberna salida de la mismísima Tierra Media. Dragones, elfos, enanos y birra, con folk celta y rock por la tarde y para la noche, heavy. Un paraíso para los “frikazos” amantes de la buena música.

Comentarios